LETRAS

Cada noche

Regresar, hay otra oportunidad.
Decidirnos, quizá sobre la amistad
en el puerto donde nunca se hace tarde
y mis labios no se cansan de besarte.
Cada noche vuelvo a buscarte y a enamorarme.
Camarotes llenos de dudas, más de cien mares
separan nuestra piel,
dos polizones entre canciones.
Cada noche subo a la luna para encontrarte
para volverte a ver.

Vigilados, la luna era nuestro amante.
Para descansar, jugabas a desnudarme.
En la radio sonaba algo de Revólver
y entre sábanas, desayuno con diamantes.

Cada noche vuelvo a buscarte y a enamorarme.
Camarotes llenos de dudas, más de cien mares
separan nuestra piel,
dos polizones entre canciones.
Cada noche subo a la luna para encontrarte
para volverte a ver.

Cada noche vuelvo a buscarte y a enamorarme.
Camarotes llenos de dudas, más de cien mares
separan nuestra piel,
dos polizones entre canciones.
Cada noche subo a la luna para encontrarte
para volverte a ver.

Chica Rock'n'Roll

Soy un adicto a ti, a cada movimiento,
a cada beso que me regalas.
Me atacas a traición
y qué puedo hacer yo
en un minuto, desnudo en tu colchón.

Y me digo que no puedo enloquecer,
tú me tienes miedo, yo también,
cuando te mueves con el rock ‘n’ roll.

Ya estoy intoxicado,
no paro de reír,
y es que cada cerveza
también me sabe a ti.
Y esta noche no he dejado de beber,
te echo de menos, sí,
qué se le va a hacer.

Cuando te mueves con el rock ‘n’ roll.

Y me digo que no puedo enloquecer,
tú me tienes miedo, yo también.
Y esta noche no he dejado de beber
Te echo de menos, sí,
qué se le va a hacer.
Eres la chica del rock ‘n’ roll,
cuando te mueves con el rock ‘n’ roll,
eres la chica del rock ‘n’ roll.

Como Bunbury

Esta imagen triste tan solitaria,
este último adiós sin últimos besos.,
esta rosa negra que abre la herida.
Esta decadencia, esta última cena,
este idiota infeliz que te espera en la cama.
Este es mi último bar, este es mi último verso.
Esta botella de whisky, este ron legendario,
este disco de Lennon desde el infierno,
estas últimas rayas en el camerino,
este último cigarro que fumo contigo.

Y esa manera de andar, esa forma de actuar.
Con la guitarra me voy, nadie sabrá lo que soy.
La noche que nos mezcló con tus besos y el alcohol.
Desnudo delante de ti.
La noche que nos cegó y ahora no puedo dormir,
cuando me enseñaste a vivir.

Esta bonita balada desde tu tejado,
este falso Dorian Gray que vive a tu lado,
este comerse las uñas antes de un concierto,
este jodido silencio si espero tu aplauso.

Y esa manera de andar, esa forma de actuar.
Con la guitarra me voy, nadie sabrá lo que soy.
La noche que nos mezcló con tus besos y el alcohol.
Desnudo delante de ti.
La noche que nos cegó y ahora no puedo dormir,
cuando me enseñaste a vivir.

Un mal día

Debo tener un mal día
perdí las llaves, me quedo sin María.
Y te vas y ya no respondes,
te busco un rato y te largas en mi coche.

Y no sé ni dónde está el norte,
lo único que hago es dar vueltas sin sentido.
Y lo sé, si ya no me pones.
¿Por qué me has atrapado si todo ha terminado?
Y me ves y olvidas mi nombre,
y encima las canciones no salen como antes.

Debo tener un mal día.
Perdí la pasta jugándomela al póker,
y te vas y me jodes el coche .
¿¡Y los vinilos de Dylan y los Rolling!?

Y no sé ni dónde está el norte,
y busco a mis amigos pero ahora nadie sale.
Y lo sé, si es que ya no me pones,
los besos que encajaban ya no saben a nada,
y me ves y olvido tu nombre,
y encima las canciones no salen como antes.

Y no sé ni dónde está el norte,
lo único que hago es dar vueltas sin sentido.
Y lo sé y es que ya no me pones,
Porque me has atrapado si todo ha terminado.
Y me ves y olvidas mi nombre,
y nunca las canciones salieron como antes.

Huele a frontera

Guardo la luz del día
y de todas las sonrisas cuando te encontré.
Guardo las coincidencias, los sueños, las distancias, cuando desperté.
Guardo la poesía que baila noche y día.
Guardo mis tonterías, pecados y mentiras,
y me siento bien.

Guardo mil cosas que hacer,
guardo tu voz en mi piel.
Y vuelvo a rodar,
y vuelvo a cantar quemando carretera,
cuando huele a frontera.

Me guardo una balada
que a veces sabe a nada y hoy me pone a cien.
Me guardo las canciones,
Las lunes y estaciones que te hacen volver,
guardo una última bala
esperando tu llamada.
Guardo las tentaciones, los besos, las traiciones
de otro amanecer

Guardo mil cosas que hacer,
Guardo tu voz en mi piel.
Y vuelvo a rodar,
y vuelvo a cantar quemando carretera,
cuando huele a frontera.

Lo reconozco

Lo reconozco fríamente,
te quiero a mi lado.
No tengo miedo de perderte
si me agarras de la mano.
Lo reconozco firmemente,
me puede tu mirada.
No tuve tiempo de alejarme
y soy adicto a esta derrota, sí, a esta derrota .

Y hoy camino sin ti pero estás aquí,
en cualquier rincón de la habitación,
en un pedacito de mi corazón
donde quedan dudas y no hay dirección,
donde a mis películas las falta acción,
tanta acción.

Lo reconozco suavemente,
soy fiel a tus caderas.
No soy capaz de despertarme
de este sueño tan perfecto, no.
Lo reconozco dulcemente,
tus besos me hacen fuerte.
No fui capaz de protegerme
de este hechizo eres culpable, sí, eres culpable.

Y hoy camino sin ti pero estás aquí,
en cualquier rincón de la habitación,
en un pedacito de mi corazón
donde quedan dudas y no hay dirección,
donde a mis películas les falta acción,
tanta acción.

Lo reconozco suavemente…

Y hoy camino sin ti pero estás aquí,
en cualquier rincón de la habitación,
en un pedacito de mi corazón
donde quedan dudas y no hay dirección,
donde a mis películas les falta acción.

Lo reconozco fríamente, lo reconozco.

No me queda mucho tiempo

No lo entiendo,
tampoco quisiera escuchar todo el silencio en mi ciudad,
y no me queda mucho tiempo.
Que no me creo,
toda la noche en tu portal, cien mil canciones sonarán
mientras te vas soltando el pelo.

Nos dejábamos llevar,
y empezó a diluviar por la puerta que hay detrás.
No pudimos aguantar,
y empecé a caminar sin sentido, sin mirar atrás…
y es que no tengo mucho tiempo.

Sobran los besos,
si no perdemos el control, si no nos quema el corazón,
cuando no queda mucho tiempo.
Quedan recuerdos,
bailando en esta habitación, de vuelta al aire en la razón
cuando me escape de tus sueños.

Nos dejábamos llevar,
y empezó a diluviar por la puerta que hay detrás.
No pudimos aguantar,
y empecé a caminar sin sentido, sin mirar atrás…
y es que no tengo mucho tiempo.

Te echo de menos

Otra historia que se acaba,
otro lunes sin llamada,
los domingos sin resaca
y sin tu almohada…
Me enveneno cada tarde
sin temor a equivocarme,
tus reflejos en los parques
y los recuerdos que no arden.

Y es verdad,
tienes razón,
te echo de menos…

Otra historia que se acaba,
los veranos que enredabas
en mi cuarto, con la guitarra.
Me enveneno con historias
de asesinos y poetas,
con canciones de los Burning
y no dejan de tocarme los cojones
tanta tristeza, este silencio…
Me falta el tiempo, no lo entiendo.

Y es verdad
tienes razón
te odio tanto…
te echo de menos…

Te perdí aquella noche

Te perdí aquella noche, nunca te pude olvidar.
He buscado en la calle, nunca sabré dónde estás.
Preguntando a la luna dijo que no hay nada que hablar.

Whisky con coca–cola que este día quiero olvidar,
mis amigos se ríen, dicen que no voy a cambiar.
Busco alguna salida, creo que me voy a escapar.

Me desnudo lentamente en el papel,
cómo te has metido tanto en esta piel.
Caminaba tocado, cómo me ha podido pasar,
tantas horas perdidas que no voy a recuperar.
Es mi cuenta pendiente que no puedo solucionar.

Me guardé en el bolsillo un recuerdo para verte bailar,
pero sigo tocado y ando un poco loco de atar.
Busco alguna salida y creo que me salgo a fumar.

Me desnudo lentamente en el papel,
cómo te has metido tanto en esta piel.
No duermo, no, pero me encuentro bien,
qué extraño, si te vi solo una vez.

Me desnudo lentamente en el papel,
cómo te has metido tanto en esta piel.
No duermo, no, pero me encuentro bien,
qué extraño, si te vi solo una vez.
Te perdí aquella noche…

Un chupito de ron

No dejas de bailar escondida tras la barra,
yo no paro de hablar entre copas y cervezas.

Y un chupito de ron que me quema el corazón,
y un cigarro es mejor cuando lo encienden tus labios.

Camareras y alcohol, el cóctel del solitario.
Quiero enseñarte el sol, si tú quieres, a diario.

Y un chupito de ron, tranqui, no pierdo el control.
Hoy no conduzco yo,
creo que dormiré en el coche.

Voy haciendo auto-stop en tus ojos cada noche,
carretera y acción con la resaca de este viaje.

Y un chupito de ron que me quema el corazón,
y un chupito de ron, si lo sirves tú, mejor.
Y un chupito de ron.
Y un chupito de ron,
si lo sirves tú, mejor.

Vivir de ausencias

Tus párpados quietos por la mañana
dicen que a la luna le saldrán alas.
Espero una noche de esas fulanas
y acabo en tu cuarto sin decir nada.

Espero las señales que nunca llegan,
silencios de ese cielo que me desvelan,
no sé lo que me pasa cuando te tengo,
me siento un soldado sin argumentos.

Vivir de ausencias en tu mirada,
sintiendo que a veces no siento nada,
apresurado sobre tu risa
un día de estos te tengo que decir
que me tengo que ir.

Faltan sonidos que me completen,
armónicos tan fuertes que sujeten,
no tengo pasta para comprarme
la libertad y las ganas para largarme.

Si el cielo me echa un cable volaré lejos,
saldré rompiendo a voces este silencio.
Te siento tan distante desde hace tiempo,
mejor es poner tierra por medio.

Vivir de ausencias en tu mirada,
sintiendo que a veces no siento nada,
apresurado sobre tu risa
un día de estos te tengo que decir
que me tengo que ir.

© 2015 gusguzman.com・creado por woloweb